La RIET estrena su nueva plataforma www.escritoresporlatierra.org

octubre 15, 2008

Próximamente, toda la información puntual que les brinda desde este blog la RIET (Red Internacional de Escritores por la Tierra) será alojada en el nuevo dominio que Mare Terra Fundació Mediterrània ha creado a tal efecto. De esta forma, el acceso a la amplia  documentación de la RIET será más operativo.

De forma progresiva, todos los posts publicados, hasta el momento, migrarán a www.escritoresporlatierra.org, enlace ya activo y que les invitamos a visitar.

Anuncios

Nace Milenium RADIO, un proyecto “on line”que apuesta por el medio ambiente y la justicia social.

septiembre 22, 2008

La fuerza que nos une…

La iniciativa, dirigida por el periodista ambiental y escritor Juan Carlos Ruiz, cofundador y miembro de la RIET, persigue crear una red de comunicadores para el desarrollo de habla hispana.

Santander, 22 de Septiembre 2008.

La era de las nuevas tecnologías ha globalizado nuestras vidas, pero también ha contribuido a democratizar  la comunicación entre los ciudadanos. Nuestros mensajes, nuestras inquietudes, nuestras esperanzas o nuestras preocupaciones llegan a cualquier latitud del mundo en tiempo real. Este avance y la incursión de la radio digital hacían necesario el nacimiento de un medio especializado capaz de reunir sinergias en torno a los grandes temas de debate que nos ocupan hoy día. Así surgió Milenium RADIO, un proyecto participativo, abierto a ciudadanos y organizaciones sensibilizados con los grandes retos a los que se enfrenta nuestro planeta.

Comunicadores en red

Desarrollado por Transitus Comunicación desde Santander, España, y liderado por el periodista ambiental, guionista y presentador de radio y televisión Juan Carlos Ruiz, el principal objetivo de Milenium RADIO es crear una red de comunicadores “on line” de habla hispana que, valiéndose del enorme poder de la palabra, afronten la apasionante aventura de transmitir las realidades de sus países de origen.

“Queremos crear un feedback que nos ayude a comprender esas realidades, a emprender un acercamiento a los problemas que nos unen, salvando la idiosincrasia de cada nación, y a buscar soluciones en aras de un desarrollo sostenible y equilibrado entre el norte y el sur. Tenemos herramientas y voluntad suficientes para conseguirlo. Por eso nuestro lema -y esperamos que a partir de hoy también sea el de muchos amigos de Milenium Radio- es La fuerza que no une”, explica Juan Carlos Ruiz.

Milenium RADIO es una plataforma que canaliza contenidos asociados a temáticas relacionadas con medio ambiente, cooperación, desarrollo, derechos humanos, justicia social, movimientos ciudadanos y todo tipo de proyectos culturales  conceptualizados en este marco (música, pintura, literatura, documentales, videoarte…).

Milenium RADIO facilita su humilde infraestructura -porque este proyecto nace con más voluntad que no grandes medios- para la transmisión de información y conocimiento. Por ello, cualquier iniciativa al respecto que esté desarrollándose en otros lugares del mundo resulta del interés editorial para nuestra emisora”, dice su creador y director.

Una programación especializada

La programación de Milenium RADIO, en emisión 24 horas, se asienta sobre tres pilares: información, divulgación y entretenimiento, pero en todo caso lejos del concepto comercial que persiguen las emisoras de radio convencionales.

Programas informativos, reportajes, entrevistas, microespacios y una selección musical que destaca por sus estilos (new age, étnico, jazz, clásica, chillout o autor) componen la parrilla de Milenium RADIO.

Cómo escuchar Milenium RADIO

Milenium RADIO dispone de un dirección en Internet http://mileniumradio.es.tl, que en breve migrará a http://www.mileniumradio.es, a través de la que es posible recibir la señal de su programación. Asimismo, los oyentes pueden debatir sobre los diversos temas que aborda el canal mediante un foro abierto a tal efecto. También es posible repasar algunas de las noticias más importantes relacionadas con el medio ambiente y la justicia social.

La plataforma on line de Milenium Radio, de uso muy sencillo, está abierta a aquellas organizaciones y ciudadanos que deseen transmitir información sobre sus proyectos e iniciativas, agregar sus enlaces de páginas y otras utilidades básicas.

Para completar la comunicación directa con los oyentes se ha habilitado una dirección de correo inicial mileniumradio@hotmail.com para aprovechar las excelentes oportunidades que ofrece el servicio de mensajería de MSN, aplicado al modelo de radio virtual.


“Recuerdos de Hiroshima” Por: Ignacio Martínez

agosto 8, 2008

1945 – 7 relatos breves para un seis de agosto

1) A las ocho y quince de la mañana, del seis de Agosto de mil novecientos cuarenta y cinco, la mujer termina de dar a luz una hermosa beba de casi cuatro quilos, en medio del festejo de la experimentada partera, del esposo de la joven madre primeriza y de los padres de ella que ahora estrenan su título de abuelos, brindando con el té del desayuno que no alcanzan a beber porque se mueren ese mismo día, en ese preciso instante,  junto al joven padre, a la experimentada partera y a la mujer que acaba de parir una beba que acaba de nacer y de morir.

2) Después del ruido infernal, sólo comparable al estallido de un volcán en erupción, y después del hongo plateado que se eleva por el aire desde una columna gigantesca de humo, la radio del avión no se cansa de repetir: Enola Gay. Repórtese, Enola Gay. Informe de los resultados. Enola Gay, responda. Pero en la cabina de la fortaleza voladora, el hombre está mudo, solo y sordo, sin saber exactamente lo que hizo ni lo que había sucedido en el impacto, queriendo olvidar por un momento el ruido de la bomba y tratando de huir de aquel hongo de polvo y gas.

3) Nadie recuerda hoy el nombre del hombre que accionó el mecanismo de la puerta que dejó caer la bomba atómica sobre Hiroshima, pero podemos oír el estallido que golpeó a la Humanidad entera, obligándola a volver al mismo sitio, al mismo hoyo, al mismo espacio aéreo que se quebró como un cristal en mil pedazos aquella mañana de Agosto, dejándonos la horrible sensación de complicidad. Lo que más me aterroriza es la sospecha de que mi mano es muy parecida a la mano del hombre del avión y que mi rostro sólo se diferencia de su rostro por mis ojos caídos y que quizá mi alma tampoco se hubiera lastimado con el estampido del cilindro que cayó sobre mí y que yo sólo hubiera querido huir de la nube con forma de hongo.

4) Un joven se despierta para ir a su trabajo; una anciana espera a su nieta para pasar juntas el día; dos muchachas terminan de peinarse mutuamente para salir a la calle; varios niños quieren quedarse un poco más en la cama porque están de vacaciones en la escuela; un señor barre la vereda frente al comercio de su propiedad que acaba de abrir y todos hubieran comenzado este día  casi en forma normal, con el ruido lejano de una guerra que parecía de otros, si no fuera porque en un instante todo se volvió vacío, luz incandescente, silencio total y en fracciones de segundos nadie oyó nada, nada se movió y para todas esas personas lo demás fue la nada.

5) A sesenta y tres años de la explosión en Hiroshima muchos turistas acuden al agujero que hace las veces de monumento o memorial o testimonio del lugar exacto donde dicen que cayó la bomba asesina, pero ninguno de ellos (y a la distancia, quizá, tampoco ninguno de nosotros) se mira para dentro y ve el inmenso hoyo que tenemos como deuda pendiente con todas las cosas que debemos hacer para la paz, porque los ecos de aquel seis de Agosto siguen sonando década tras década, generación tras generación y cada uno de nosotros lleva consigo su propio cráter que debe descubrir y que estos extraños visitantes disimulan sacando fotos con máquinas inútiles.

6) Un sobreviviente de Hiroshima yace en una cama de hospital y por su cabeza sólo giran preguntas: ¿por qué las personas somos capaces de hacer semejantes atrocidades? ¿quién dio la orden? ¿quién la obedeció? ¿qué sintieron las decenas de miles de muertos ese día? ¿qué sintieron las decenas de miles de heridos ese día? ¿qué se dijo en el mundo? ¿qué sintió la Humanidad cuando supo? ¿qué justicia se hará? ¿cuándo será el tiempo de la paz?, pero sólo una pregunta lo conmovió hasta los huesos, ¿se volverá a repetir esta masacre? y lloró en silencio unos instantes y desde entonces no sonrió más.

7) Y acá estoy. Sentado muy cerca del memorial al holocausto atómico. Veo pasar indiferentes a mis connacionales, mis compatriotas, mis contemporáneos, mis conciudadanos, los habitantes de Japón. La mayoría son más jóvenes que yo. Algunos se parecen a mis padres que todavía conservo en una foto que ya tiene más de sesenta años. Aquellas muchachas sonríen con sus novios como solía sonreír mi hermana embarazada cuando hablaba de todo lo que le enseñaría a su hijita. Varios niños corren a las risas como corríamos nosotros en la escuela. Trato de recordar el nombre del hombre que accionó la palanca, pero no puedo. Trato de recordar al joven que veía salir para su trabajo o al señor que barría la vereda, pero tampoco puedo.  Halo los fierros curvos de mi silla que ya es parte de mí y echo a andar por la enorme explanada de la ciudad que me tiene aprisionado para siempre. La gente sigue presurosa a ningún lado. Nadie mira el hoyo ni me mira. Una niña pregunta qué es esa figura humana que parece pintada de negro en esa piedra, pero sus padres no saben responder. Yo sí sé que aquella mañana de Agosto era una persona y esa es la huella que dejó en el instante del impacto, pero tampoco sabría dar una respuesta.

Ignacio Martínez

Isla de Gorriti 1936

11800 Montevideo, Uruguay

Telfax 598-2 2040895

ignaben@adinet.com.uy

www.ignacio-martinez.com