La RIET estrena su nueva plataforma www.escritoresporlatierra.org

octubre 15, 2008

Próximamente, toda la información puntual que les brinda desde este blog la RIET (Red Internacional de Escritores por la Tierra) será alojada en el nuevo dominio que Mare Terra Fundació Mediterrània ha creado a tal efecto. De esta forma, el acceso a la amplia  documentación de la RIET será más operativo.

De forma progresiva, todos los posts publicados, hasta el momento, migrarán a www.escritoresporlatierra.org, enlace ya activo y que les invitamos a visitar.


Un cambio de actitud hacia el planeta a través de la palabra

octubre 15, 2008

clickar para ampliarEn la presentación de la Red Internacional de Escritores por la Tierra (RIET) celebrada en Barcelona, el pasado día 8 de octubre, el poeta Ernesto Cardenal abogó por la unión entre ecología y justicia y, usando las palabras de un astronauta ruso, dijo que desde el espacio la Tierra se ve “frágil y sin la división de las naciones”

El poeta Ernesto Cardenal; el escritor y naturalista Joaquín Araujo; el humorista Antonio Fraguas “Forges”; el periodista ambiental José Luis Gallego y el presidente de Mare Terra, Fundación Mediterrània y de la RIET, Ángel Juárez, participaron ayer en conferencia “Red Internacional de Escritores por la Tierra, un cambio de actitud hacia el planeta a través de la palabra”, celebrada en el Congreso Mundial de la Naturaleza organizado por la UICN en Barcelona esta semana.

clickar para ampliarErnesto Cardenal, presidente honorífico de la RIET, abogó en su discurso por la unión entre ecología y justicia, así como de los estados en defensa del planeta. El poeta nicaragüense se refirió a un astronauta ruso quien, al ser preguntado sobre cómo se veía el planeta desde la luna respondió: “frágil”. “Cuando la vio era el invierno en el hemisferio norte, y una misma nieve cubría los Estados Unidos y la URSS, y se confundían, sin ninguna división de naciones”, añadió Cardenal.

“La especie humana está en peligro de extinción, como los dinosaurios, aunque en su caso fue por causas ajenas, y en el nuestro será por propias”, señaló el poeta, quien acabó su intervención diciendo “La vida en la Tierra seguiría perfectamente igual sin el estorbo de nosotros”.

Por su parte, el conocido naturalista y escritor de naturaleza Joaquín Araujo impartió una conferencia en la que comparó naturaleza y arte. “El bosque fue el primer editor de libros”, dijo y se refirió a la preservación de la naturaleza diciendo que “no es una manifestación de la creatividad humana”. Mientras Araujo impartía su conferencia los asistentes al evento en el Auditorio Fórum podían ver en una gran pantalla como el humorista gráfico “Forges” ilustraba sus palabras.

“¿Cómo no llamar ignorancia a todo lo que no acaba con la sabiduría de la naturaleza? La vida en este planeta es el más bello espectáculo del Universo”, aseguraba Araujo, a la vez que el rotulador de Forges dibujaba una Tierra narigona que sonreía a una pluma estilográfica (el logo de la Red Internacional de Escritores por la Tierra) que desde el espacio la piropeaba: ‘Te adoro, maciza’.
Por su parte, Antonio Fraguas “Forges” aseguró ante los medios de comunicación que “Si la Tierra fuera un banco, no estaría como está ahora” y criticó el “vergonzoso” intervencionismo económico de los estados para intentar salvar el sistema financiero “con dinero de todos”.

Durante su intervención, el presidente de Mare Terra. Fundación Mediterrània y de la RIET también se refirió a las consecuencias de la actual crisis de los mercados financieros. “Las terribles consecuencias de la crisis ya las están sufriendo los 2.000 millones de personas que viven bajo el umbral de la pobreza, que con la explosión de los precios se han visto arrastradas hacia el abismo del hambre”, afirmó. Asimismo, Ángel Juárez se remontó a los inicios de la Red Internacional de Escritores por la Tierra 2007 y el compromiso adquirido en el Manifiesto de Solentiname “para encontrar la palabra adecuada y definitiva de una lucha a contrarreloj para salvar a nuestro planeta, sus gentes, sus animales y sus bosques, de una situación que nos aboca paso a paso a la destrucción”.

Nota a editores:

La Red Internacional de Escritores por la Tierra (RIET) es un movimiento global que reivindica un cambio de actitud que promueva el respeto hacia el planeta y sus habitantes mediante la palabra y la participación activa de sus miembros. Impulsada por la organización española Mare Terra, Fundació Mediterrània, la RIET es una plataforma de reflexión y opinión de referencia mundial que promueve procesos de fortalecimiento de la sociedad basados en el equilibrio socioambiental, para erradicar la pobreza extrema y el hambre, garantizar el acceso a la educación y la salud, promover la equidad de género y la autonomía de la mujer, la justicia social, el desarrollo sostenible y la conservación de la naturaleza y la Madre Tierra

Entre otras personalidades, son miembros de la Red Internacional de Escritores por la Tierra: Federico Mayor Zaragoza, Ernesto Cardenal, Joaquín Araújo, Sydney Possuelo, Luís Miguel Domínguez, Ricardo Aguilar, Pedro Casaldáliga, Eduardo Galeano, María Novo, José Luis Gállego, Eduardo Mazo, Luís Diego Marín, Arturo Larena, Enzzo Tiezzi Guillermo Bown, Vandana Shiva, Mikel Herzog, Caco Senante, Los Manolos o Cecilio Tieles.


Mensaje de adhesión de José Luis Gallego en apoyo a Ernesto Cardenal

octubre 8, 2008

Ante la mezquindad, la intolerancia y la avaricia, nos queda la Palabra.

La Palabra no se asalta ni se ocupa. No puede ser sometida ni aplastada.

La Palabra vive en el corazón de los hombres buenos, de los buenos hombres.

Y huye de las almas agriadas y descompuestas, dónde solo vive el insulto y la mentira.

Poeta Cardenal, hombre bueno, te dejo mi Palabra, que es cuanto atesoro.

Permite que se una a la de tantos hermanos como me han precedido.

Lánzasela a quien ha sido carcomido por la mentira. O mejor guárdala.

No la malgastes en vano: su batalla esta perdida.

José Luis Gallego

jl@ecogallego.com
http://www.ecogallego.com


“La caída de Wall Street” Por: Anoldo Mora

octubre 2, 2008
Arnoldo Mora

Arnoldo Mora

Sucedió lo que muchos esperábamos y veníamos anunciando. Pero, como tantas cosas en esta época de cambios vertiginosos, se dio de forma dramática y, para mala suerte de los republicanos, en las últimas semanas que anteceden a las elecciones presidenciales.
Sin embargo, pocos creían que fuese tan estrepitosa y tan fulminante. Así ha sido esta nueva (¿definitiva?) caída del capitalismo salvaje y con ello, el fin de toda una era en la historia de Occidente, por no decir de la humanidad entera.


Porque, si hemos de creer al afamado y crítico economista Stiglitz, lo que acaba de acaecer en el mundo de las finanzas mundiales, cuyo epicentro, Wall Street, constituye el distrito financiero de la ciudad que se ha convertido en la capital del mundo en las últimas décadas, Nueva York, es equivalente a lo que fue para la órbita soviética la caída del Muro de Berlín (1991). Más aún, el actual primer ministro británico, Gordon Brown, había ya dicho en la última cumbre de Davos que estábamos “en una crisis de civilización” , pues de lo que ahora se trata es, ni más ni menos, que del fin de la hegemonía mundial de las potencias occidentales, hegemonía que se venía dando desde la llegada de Colón al Nuevo Mundo, con lo que se dio origen a la modernidad.


Dicho en dos palabras, hoy asistimos al derrumbe del último gran imperio de Occidente —y, esperamos, de la humanidad— y al surgimiento de un nuevo mundo político y cultural, no unipolar sino plural y, sobre todo, planetario. Un nuevo sujeto histórico emerge, si bien quienes por el momento aparecen como cabezas visibles son las llamadas “potencias emergentes”, tales como la legendaria China de Confucio y Mao, pero también la mística India, cuna de los pueblos arios y sus lenguas indoeuropeas y, a su alrededor, la gigantesca Rusia y el mundo musulmán con el Irán de los ayatolas a la cabeza y, en nuestra América, el Brasil heredero de los Braganza (Brasil imperial) y hoy gobernado por Lula (Brasil popular).


Sin embargo, al hablar de la nueva geopolítica no debemos olvidar que, de lo que se trata, es de procesos históricos de largo alcance que se verán más lentamente, si bien de manera inexorable. Es por esta razón que, ni lerdos ni perezosos, los países latinoamericanos actuando con una rara uniformidad, en la actual Asamblea General de Naciones Unidas claman por una organización mundial que exprese esa realidad multipolar gracias a una voluntad de democratización de las propias Naciones Unidas. Pero, insisto, esos cambios en la geopolítica mundial se irán dando, no de manera tan fulminante como “la caída del Muro de Wall Street”, sino mediante reajustes y reacomodos no necesariamente rectilíneos.
Por lo que, por ahora, solo cabe celebrar la derrota de los yupis neoliberales de aquí y de todo lado, que han pretendido dominar el mundo durante la dos últimas décadas, si bien solo han logrado dejar en el hambre y la miseria a millones de seres humanos, precisamente los más desprotegidos, pero que, si luchan organizadamente, podrán transformar esta crisis en un salto hacia su propia liberación.